palm sunday

POR CARDENAL JOSEPH W. TOBIN C.Ss.R. |  5 de abril de 2020
Domingo de Ramos
Lecturas de hoy 
Reflection in English

La entrada triunfal del Señor en Jerusalén, que recordamos el Domingo de Ramos cada año, es extremadamente efímera. Jesús, que fue aclamado como un héroe conquistador entre gritos de “¡Hosanna!” y ramas de palma, menos de una semana después sería despreciado, flagelado y crucificado. Sufrió el rechazo más humillante que se pueda imaginar y fue traicionado tanto por sus cercanos como por los líderes religiosos y políticos de su época. A punto de morir en la cruz gritó las palabras del Salmo 22: “¡Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”

palm sunday

Jesús sabe lo que significa ser rechazado y sufrir a causa de la injusticia y la crueldad. Él comparte la soledad y el dolor de la gente de todas las épocas y culturas que sufren la marginación. Al observar esta fiesta de alegría y dolor, es importante que estemos en unidos en mente y corazón con todos nuestros hermanos y nuestras hermanas que sufren los efectos devastadores de la pobreza, la falta de vivienda, la migración, la opresión (física y psicológica) y todas las formas de crueldad e inhumanidad.

Jesús soportó el abandono y la humillación por nosotros. Él nos pide a nosotros, sus discípulos, que extendamos la mano a todos los que sufren como él y que les demostremos que no están solos ni los hemos olvidado. Como nos recuerda frecuentemente el Papa Francisco, estamos destinados a llevar a Jesús y la alegría del Evangelio a aquellos que tienen hambre y sed de acercarse a Dios. Al entrar en esta conmemoración de la pasión de nuestro Señor, preparémonos para consolarnos los unos a los otros, especialmente a los más necesitados, con la expectativa de la alegría de la Pascua.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *