POR EL PERSONAL DE ISN | 18 de junio de 2020 | ENGLISH

Hoy la Corte Suprema de los Estados Unidos dio a conocer su decisión de que la Administración de Trump no puede llevar a cabo de manera inmediata su plan para poner fin al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés). Mientras que el fallo de hoy es una victoria para los beneficiarios de DACA, ya que les asegura que podrán seguir viviendo y trabajando de manera segura en los Estados Unidos, nunca se pretendió que el programa DACA fuera una solución permanente.

Por lo tanto, seguimos pidiendo al Congreso que actúe de inmediato para ofrecer una solución legislativa permanente que proporcione a los beneficiarios de DACA protección contra la deportación y un camino hacia la ciudadanía defendiendo su propia dignidad humana sin exponer a otros indocumentados a un mayor riesgo de deportación.

DACA, supreme court

La Red de Solidaridad Ignaciana se mantiene firme en su apoyo a los beneficiarios de DACA mientras trabajamos para defender la dignidad propia de todos aquellos que emigran. Como católicos, creemos que todas las personas tienen el derecho y el deber de participar en la sociedad. A través de nuestro trabajo en conjunto con escuelas, parroquias y ministerios sociales de la red jesuita y católica más grande de los Estados Unidos, hemos presenciado en primera persona las contribuciones que los beneficiarios de DACA están realizando.

“Como beneficiario de DACA, esta noche podré dormir tranquilo sabiendo que seguiremos estando protegidos de la deportación y podremos trabajar y estudiar en los Estados Unidos”, dijo José Arnulfo Cabrera, director de educación y defensa de la migración de la Red de Solidaridad Ignaciana. “Pero esto no significa que la lucha ha terminado. Debemos recordar que DACA fue creado para proteger temporalmente a los jóvenes indocumentados. Debemos seguir trabajando por un camino hacia la ciudadanía para los beneficiarios de DACA, los jóvenes indocumentados y nuestras familias indocumentadas, y comenzar a arreglar nuestro deficiente sistema de inmigración.”

“La decisión que hoy ha tomado la Corte Suprema ofrece a los beneficiarios de DACA un respiro pero no una solución”, afirmó Christopher Kerr, director ejecutivo de la Red de Solidaridad Ignaciana. “Incluso con la decisión de hoy, los beneficiarios de DACA en nuestra red siguen enfrentando el miedo y la ambigüedad en varios frentes: su capacidad para completar su educación y seguir con sus carreras, su seguridad y la seguridad de sus familias, y su capacidad para seguir siendo parte de las comunidades a las que han llamado hogar y a las que han contribuido durante gran parte de sus vidas”. Como red, seguimos pidiendo a los legisladores, específicamente al Senado de los Estados Unidos, que aprueben leyes que creen un camino hacia la ciudadanía que elimine las limitaciones de su capacidad para compartir sus dones, talentos y ambiciones en el país que llaman hogar, y que al mismo tiempo protejan a sus familias y comunidades.”

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *