29 de julio de 2020
English

El anuncio de ayer de Chad F. Wolf, secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) es una continuación de los esfuerzos de la administración de Trump por socavar la dignidad de los participantes del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) y sus familias.

El memorándum del DHS desafía las órdenes de la Corte Suprema de los Estados Unidos y del Tribunal Federal de Maryland al negarse a aceptar nuevos solicitantes u otorgar permisos adelantados de reingreso a actuales recipientes del DACA, limitando los períodos de renovación de este programa a un año, en vez de dos, y no implementando las modificaciones requeridas en un tiempo adecuado.

Como personas de fe, somos llamados a defender la dignidad inherente de nuestros hermanos y hermanas inmigrantes, a apoyar a los marginados de un sistema inmigratorio quebrantado y a reconocer los dones y talentos que estos jóvenes aportan a nuestras comunidades.

Miembros de nuestra red ignaciana, estudiantes, graduados y parroquianos ya estaban haciendo planes para actuar ante las resoluciones de la Corte Suprema y el Tribunal Federal, incluyendo a jóvenes que se preparaban para renovar su condición frente al DACA o enviar su solicitud. El memorándum del DHS continúa dejando a estos individuos y sus familias en un estado de ambigüedad y peligro. Se los deja con una sensación de temor respecto de la posibilidad de que terminen sus estudios y emprendan una carrera profesional, así como en relación con su seguridad y la de sus familias, incluyendo el riesgo de ser deportados y su capacidad de seguir siendo parte de comunidades a las que consideran su hogar y a las que han contribuido durante una parte importante de sus vidas.

Hoy y todos los días, la Red de Solidaridad Ignaciana apoya a los jóvenes indocumentados. Apelamos a nuestros líderes políticos para que mantengan los objetivos del DACA mientras trabajan en una reforma inmigratoria integral a largo plazo que respete la dignidad de todos aquellos que migran.

Si bien no coincidimos con las acciones del secretario Wolf de esta semana, sí estamos de acuerdo con su declaración de que “el Congreso es el más capaz de abordar ese asunto y otros de manera más permanente mediante estatutos debidamente promulgados”, y solicitamos al Senado de los Estados Unidos la aprobación de una legislación que provea un camino para otorgar la ciudadanía a beneficiarios del DACA y jóvenes indocumentados, protegiendo a su vez a sus familias y comunidades.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *