18 diciembre de 2020 | English

Nota del editor: El autor de este artículo es un solicitante de asilo bajo la política conocida como “metering”, y ha estado ayudando a organizar las Marchas de #SaveAsylum que han estado ocurriendo en la frontera durante los últimos 6 meses. Esmeralda no es su verdadero nombre.

Hola! Mi nombre es Esmeralda. Soy del Estado de Guerrero en México. La campaña #SaveAsylum es una campaña que se está llevando a cabo aquí en Nogales, con el propósito de apoyar a todos los inmigrantes que están esperando su proceso para el asilo.

Me gustaría que toda la Unión Americana apoyara a esta campaña #SaveAsylum, porque somos muchas personas que estamos en peligro y no podemos regresar a nuestros Estados. De igual manera, aquí también están algunos de los miles de centroamericanos sufriendo por las mismas situaciones y más aún, con sus propios gobiernos. Me gustaría que nuestras palabras, nuestras voces y nuestras luchas lleguen hasta el último rincón de este bello país americano y pienso que así será, ya que contamos con la presencia de algunos medios de comunicación, que por medio de ellos recibiremos más apoyo.

La manera en la cual me integré a la campaña es mediante la asistencia en reuniones, conferencias y marchas, para de alguna manera dar un pequeño aporte a este gran proyecto.

La primera vez que formé parte de esta gran lucha fue porque me interesa apoyar a nuestros compañeros, que de alguna manera estamos sufriendo por diversos factores económicos, sociales y políticos. Entonces, al formar parte del movimiento, pude percatarme del gran sentimiento de lucha y solidaridad entre los integrantes de dicho proyecto, de ayudar y tenderle la mano a aquellos que, como yo, lo necesitamos. ¿Cómo? Apoyando sin importar la nacionalidad, el color o la lengua sin excepción. En el ambiente se podía notar la frustración, el miedo y la inseguridad de las familias, que aún así, se levantaban de par en par y se animaban a alzar su voz.

Pensé que esta es una de las mejores formas de proyectar al mundo el espíritu de lucha de muchas familias que han perdido, que han sufrido, que han sentido cómo perdían sus propósitos y caían en la desesperación y el estrés. Aún así, se mantuvieron de pie conservando la esperanza a un mejor futuro.Me motiva el hecho de que, con pequeños aportes, es posible cambiar el futuro de personas que lo necesitan, además de que me satisface ayudar a quienes, al igual que yo, buscamos la manera de dar un mejor futuro a nuestros hijos.

Cada evento que realizamos, me hace sentir más motivada para seguir de pie, ante esta lucha en la que pongo mi fe y esperanza de que se llevará a cabo, gracias a todos los hermanos americanos que se suman a nuestra causa. Cada vez somos muchos más; cada vez estamos más cerca de cumplir nuestros propósitos. Al inicio no estábamos muy seguros de que nuestros propósitos llegaran a cumplirse, pero el cambio se dio rotundamente positivo, cuando vi el triunfo de hoy, nuevo presidente José Biden. En ese momento, para mí, brilló la luz de la esperanza.

El momento inicial del evento realizado el día dos de diciembre, en punto de las 10.30 a.m. vi la alegría de las personas, listas para aportar la motivación y la esperanza con su presencia y su voz desde la placita  Las Golondrinas al puerto de entrada. Durante ese tiempo y durante el recorrido, se escuchó en sus voces la alegría y la esperanza de que, próximamente, se abrirá la frontera y así pondremos seguras nuestras prioridades: hijos, padres etc.

Procedimos a rezar una oración en nombre de todos aquellos que tenemos la fe en Dios. Después de esto, continuamos nuestra marcha hacia el muro, donde ya nos esperaba el grupo de #SaveAsylum en el lado americano para continuar nuestro evento, donde el momento más simbólico para mí, fue cuando escuchamos la carta enviada por la Congresista, mediante su representante. En ese momento, yo como todos los ahí presentes, nos invadió un sentimiento positivo de felicidad indescriptible, al darnos cuenta que nuestro evento, ha estado presente ante los ojos de miles de personas y no fueron desechadas ni rechazadas.

Espero, como resultado de este movimiento, que las voces de los migrantes no sean silenciadas; que nos brinden a todos la ayuda, sin excepción, puesto que todos somos humanos y tenemos los mismos derechos; así también buscamos la seguridad para nosotros y  nuestras familias, aunque para lograr alcanzarla, nos vimos obligados-as a abandonar todo lo que hemos construido durante muchos años.

En lo que concierne a mi persona, no pido que me tengan lástima, sólo que comprendan mi situación y se den cuenta de mi intención, que no es llenarme de riqueza, sino dar el mejor futuro posible a mis hijos, alejándolos en primera instancia del peligro que nos rodea.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *