Posts

LA RED DE SOLIDARIDAD IGNACIANA | 30 de agosto de 2018 | EN INGLÉS

Este verano tres jesuitas en formación llegaron a El Paso en un momento inesperadamente crucial.

Desde el 17 hasta el 26 de julio Nazareth Shelter, uno de los muchos albergues temporeros de la Iglesia, completamente voluntarios, y coordinados por Casa Anunciación, una organización con 40 años de compromiso para servir personas que recién llegan a la frontera USA-México, se hizo cargo de una misión temporera: recibir a parientes e hijos reunidos, separados por la política “zero-tolerance” de la administración Trump.

Rafael García S.J., pastor asociado en el Sagrado Corazón, la parroquia jesuitas en El Paso, con Conan Rainwater, S.J, Matt Cortese S.J. y Matthew Baugh, S.J.

Conan Rainwater, S.J. (Provincia USA Medioeste), que sirvió como director temporero del albergue, coordinando turnos voluntarios y grupos de comida, más otra logística, fue acompañado por Matthew Baugh, S.J. (Provincia USA Central y Meridional) y Matt Cortese, S.J. (Provincia USA Noreste).

Se juntaron con una red extensa de voluntarios encargados de proveer comida refugio y atender necesidades materiales básicas, además de ayudar a las familias a reconectarse con familias en los EE.UU. Así coordinaron planes de viaje, proveyeron transportación y acompañamiento al aeropuerto o la estación de autobuses a familias que quedaron abandonadas inesperadamente por horas del día y de la noche.

Un padre reunificado y su hija de nueve años en Nazareth Shelter. Los dos fueron separados durante dos meses cuando ella cumplía años. Mientras estaba detenido, el padre pintó una tarjeta de cumpleaños para ella. La recibió ese día de la reunificación.

“En vez de llegar al albergue todos al mismo tiempo en uno o dos autobuses, como es el caso típico de parientes e hijos menores que son procesados y soltados con tobillera electrónica en sus parientes, las familias llegaron en números pequeños en camionetas durante todo el día y la noche”, compartió Rafael García, S.J., quien sirve a personas migrantes y refugiadas y es pastor asociado en el Sagrado Corazón, la parroquia jesuita en El Paso, que es miembro de la Campaña de Hospitalidad.

DE VINCE HERBERHOLT | 19 DE SEPTIEMBRE DE 2018 | EN INGLÉS

Dos parroquias jesuitas en el noroeste del Pacífico, San José de Seattle y San León de Tacoma, se unieron para coordinar una peregrinación y una misa en el Centro de Detención de Inmigrantes del Noroeste, dirigido por GEO, el sábado 25 de agosto de 2018. Más de 500 peregrinos devotos rezaron y cantaron durante 1,6 millas desde San León hasta el centro, donde más de 1500 detenidos se encuentran encarcelados mientras esperan que se celebren las audiencias de inmigración o su deportación.

Los miembros de la Parroquia San José participan en la peregrinación.

Los padres de la Compañía de Jesús, John Whitney y Matt Holland, pastores de San José y San León respectivamente, celebraron la misa conjuntamente. El padre también jesuita Scott Santarosa, provincial de la Provincia Jesuita del Oeste, pronunció la homilía, en la que exhortó a los peregrinos a “tender un puente sobre todas las divisiones, promover el entendimiento entre los diversos pueblos y culturas y hacer que las personas se sientan como en casa de la mejor forma posible”.  

(De izquierda a derecha.) Los padres de la Compañía de Jesús, Scott Santarosa, John Whitney y Matt Holland, celebran la misa fuera del Centro de Detención de Inmigrantes del Noroeste el sábado, 25 de agosto de 2018..

Durante el evento, se recogieron firmas para una petición de reforma de las políticas de inmigración en los Estados Unidos, que se entregará a las oficinas locales del Congreso. El evento renovó la energía para continuar trabajando a favor de los inmigrantes y refugiados.

Los participantes de la misa y de la peregrinación comparten una comida después del evento.

Sin embargo, aún más inspiradoras fueron las relaciones establecidas con la ayuda de la Red de Solidaridad Ignaciana. Más de 18 parroquias y obras jesuitas en todo Estados Unidos se unieron al grupo de peregrinos con oraciones o con sus propias actividades. En la Provincia Jesuita del Oeste que incluyó a Aloysius en Spokane, San Ignacio en Portland, San Ignacio en Sacramento y San Francisco, Santa Agnes en San Francisco, Misión Dolores en Los Ángeles, San Francisco Javier en Missoula, el Centro Intercomunitario de Paz y Justicia en Seattle, el Centro Ignaciano de Espiritualidad en Seattle, y la Iniciativa de la Frontera Kino en Nogales, Arizona y Sonora, México.

Una pancarta de la Campaña por la Hospitalidad afuera del Centro de Detención de Inmigrantes del Noroeste. La Parroquia de San José es una institución miembro de la Campaña por la Hospitalidad.

Entre las parroquias en otras partes del país se encuentran San Francisco Javier en San Luis, la Capilla Bellarmine de la Universidad Xavier en Cincinnati, la Iglesia del Gesù en University Heights, OH, San Francisco Javier y San Ignacio en la ciudad de Nueva York, San Ignacio en Chestnut Hill, MA, la Santísima Trinidad en Washington, D.C., San Ignacio en Baltimore y Santo Tomás Moro de Aquino en Atlanta.

Cinco de estas parroquias dirigirán su propia peregrinación y misa o servicio de oración en los centros de detención de su región: San Ignacio en Chestnut Hill, MA, la Santísima Trinidad en Washington D.C., San Ignacio en Baltimore y San Francisco Javier y San Ignacio en la ciudad de Nueva York.

Todas las parroquias y obras jesuitas que se han unido a este esfuerzo han expresado su interés en seguir colaborando en relación con la reforma migratoria. Sabiendo que hay más trabajo importante que hacer, continuarán con un debate permanente a través del Marco de Colaboración de las Parroquias Jesuitas. La Red de Solidaridad Ignaciana diseñó la iniciativa para profundizar el vínculo de las parroquias jesuitas con la red ignaciana, involucrándose en el discernimiento, la acción y la defensa como red parroquial.

BY TIM SEVERYN | May 17, 2018

Esta publicación fue publicada originalmente en inglés y fue traducida al español por Rafael García, S.J.

A la edad de seis años y medio, Roberto* se matriculó en el jardín de infantes, un año atrasado de sus compañeros. Durante los últimos 8 meses, cuando debería haber estado aprendiendo a leer y jugar en el patio de recreo, estaba huyendo con su papá, su mamá y su hermana de cuatro años, Marian, de las pandillas de su país de origen de El Salvador, de los traficantes de personas en la frontera Guatemala-México, de los contratistas pagados en la frontera México-Estados Unidos buscando capturarlo y devolverlo a la violencia de la que había huido meses antes. Él, como tantos en situaciones similares, ha experimentado trauma.

[Sarnil Prasad via Flickr]


Su primer día en Cincinnati, Ohio, él deletreó mamá ven, mamá come, en el refrigerador con imanes. Extendiendo sus habilidades de deletrear a través del tiempo y el espacio, rogando por la seguridad de su familia. Pero pasarían más de cuatro semanas antes de que ICE la liberara a ella y a Marian, de 4 años, a nuestro cuidado. Mamá con un monitor en el tobillo y Marian apenas se recuperada de la varicela que contagió mientras estaba encarcelada en el eufemísticamente llamado “South Texas Family Residential Center”, una prisión en todo menos en nombre, donde tenían que demostrar miedo creíble ante un oficial hostil de ICE . Después de una noche en el aeropuerto, finalmente llegan –una reunión con lágrimas – y sagrada.

El Viernes Santo, las muchas caras de Cristo Crucificado cubrían la cruz hoy durante la veneración en Bellarmine Chapel en Cincinnati.

Así que aquí estamos en 2018: Nuestro gobierno activamente separando familias como eesta con el único propósito de disuadir a otros inmigrantes de venir, de huir de la violencia en busca de una vida mejor.

Aquí estamos: Aceptando encerrar a una niña de 4 años y a su madre en una sala de aislamiento, un confinamiento solitario compartido; aceptando que un niño duerma en una losa/catre pagada con impuestos, en un cuarto oscuro sin electricidad.

Aceptando que tantas familias huyan de las amenazas de muerte durante la mayor parte de un año, solo para ser encerradas por el designado país ‘seguro’ como si hubieran cometido un delito en lugar de ser víctimas de uno.

Nosotros, los estadounidenses, hemos decidido aceptar esto — siempre y cuando estemos seguros.

Pero nosotros, la Iglesia Católica, hemos decidido que no aceptamos esto.

En 2015, el Papa Francisco compareció ante algunas de las personas más poderosas del mundo, el Congreso de los EE. UU., Y declaró: “Tratemos a los demás con la misma pasión y compasión con la que queremos ser tratados”. Busquemos para otros las mismas posibilidades que buscamos para nosotros mismos. Ayudemos a otros a crecer según nos gustaría que nos ayudaran a nosotros mismos. En una palabra, si queremos seguridad, demos seguridad; si queremos vida, demos vida; si queremos oportunidades, ofrezcamos oportunidades. El criterio que usemos para otros será el criterio que el tiempo utilizará para nosotros.”

Los feligreses de Bellarmine y los miembros de la comunidad inmigrante local de Guatemala, Honduras y El Salvador participan en una comida de ‘Comparte el Camino’.

En el otoño pasado, el Papa Francisco invitó a todas las congregaciones católicas de todo el mundo a unirse a él para hacer precisamente eso, lanzando una campaña de dos años con

Caritas llamada ‘Comparte el Camino’. En asociación con los jesuitas, la Red de Solidaridad Ignaciana ha lanzado un esfuerzo complementario conocido como la Campaña de Hospitalidad, con raíces que se remontan a una conferencia intercontinental de la pastoral social jesuita en la República Dominicana el año pasado. Entre los participantes en esa conferencia estaba el P. Dan Hartnett, S.J., veterano misionero en Perú y actual párroco de Bellarmine Chapel en la Universidad Xavier en Cincinnati, Ohio.

Regresó de la conferencia con gran energía, convocando rápidamente a un grupo de feligreses y personal, incluyendo a este autor, un trabajador social profesional, con una simple pregunta: ¿qué podemos hacer? Él se preguntaba cómo podríamos comenzar a cambiar la narrativa sobre los inmigrantes en nuestra nación, o al menos, nuestra comunidad, para pasar de una narración de criminalización a una de humanización.

En el retiro Comparte el Camino de Bellarmine para los feligreses, el profesor de teología de la Universidad Xavier, Dr. Marcus Mescher, demuestra una base bíblica para recibir al extranjero.


Como dijo un feligrés, “no podemos continuar tratando a los sobrevivientes de trauma como criminales, a los preescolares como enemigos del estado. Si descartamos a las personas, las etiquetamos desechables, los excluidos de la Tierra, escupimos la cara de Dios. Jesús se buscó a los más vulnerables y dijo: Te amo, comamos juntos, tengamos compañerismo en la mesa “. La mesa de Bellarmine ha crecido, y hemos tenido una idea del tamaño de la mesa que Jesús imaginó, que Dios forjó para alimentarnos a todos.

Un miembro del Equipo de Inmigración de Bellarmine da la bienvenida a los que asisten a una proyección del documental Human Flow (Flujo Humano).


A partir de esa reunión inicial, hemos expandido rápidamente los encuentros entre nuestra parroquia principalmente de blancos, universitarios, de clase media y media-alta con nuestros vecinos inmigrantes. Hemos formado un Equipo de inmigración parroquial que se reúne mensualmente y ha patrocinado una serie de eventos en los ámbitos de 1) Hospitalidad y construcción de relaciones; 2) Educación; y 3) Incidencia. Llevamos a cabo un evento donde asistieron 250 personas para compartir historias, escuchando a mujeres inmigrantes y a Dreamers compartir sus traumas y triunfos. Acompañamos a cinco mujeres y sus familias cuando lanzaron un negocio de ‘catering’ (preparar y servir comida), con su primer evento, el picnic de nuestra Fiesta de San Ignacio con más de 200 feligreses, sirviendo tamales, empanadas y pupusas, y muy buena convivencia. Tuvimos un retiro de Comparte el Camino con 100 líderes parroquiales presentes. Hemos ayudado a lanzar una nueva organización no-lucrativa en la ciudad, Casa de Paz para sobrevivientes latinas de violencia doméstica. Y recientemente hemos ayudado a la Red de Solidaridad Ignaciana a establecer una coalición de trabajo de obras jesuita en todo Ohio para cabildear sobre el Dream Act con el Senador Portman.

Pero tal vez nuestro encuentro más profundo, aquel en el cual realmente hemos compartido el viaje, expresando hospitalidad en el sentido más radical de la palabra, de identificarnos realmente con el sufrimiento y volviéndonos nosotros vulnerables en el proceso, ha sido con Roberto, Marian, Ella. y Luis, familia de cuatro de El Salvador. Los conocimos a través de Iniciativa Kino para la Frontera, un proyecto jesuita en Nogales, AZ. El proyecto Kino había contactado a Bellarmine unos meses antes con una simple petición: Tenemos una familia que viene de El Salvador, ¿podría su parroquia recibirlos?

El padre Dan quería hacer esto, pero sabía que no podía hacerlo solo. Su estancia en Perú significaba que dominaba el idioma, pero eso no sería suficiente para llevar a una familia de su sufrimiento a la seguridad. ¿Podría nuestra comunidad ir más allá de los adoquines protegidos y los céspedes bien cuidados de la Universidad de Xavier, más allá de nuestro privilegio de clase y la piel blanca, hacia el verdadero encuentro? Una encuesta informal de la parroquia, 750 hogares en total, reveló un solo un puñado de personas de habla hispana, no más de 10 familias. ¿Será suficiente? ¿Podríamos hacer que esto funcionara? El padre Dan se presentó ante la parroquia el domingo y dijo directamente: “Bellarmine, nos han preguntado, ¿podemos responder? Nos han llamado, ¿cómo vamos a contestar?” Él propuso la pregunta ante cada uno de nosotros, y la respuesta fue tremenda, sagrada, bendita.

Habiendo pasado por los Ejercicios Espirituales como comunidad, habíamos sido preparados para el discernimiento y listos para un encuentro real. Queríamos ser un hospital de campo como urge el Papa Francisco, una iglesia que abunda en misericordia y amor. En cuestión de semanas, recibimos un torrente de generosidad. Sólidamente ¼ de la parroquia activamente transmitió el deseo de participar, apoyar económicamente, ayudar con asesoría médica o legal, educar, proporcionar comidas y más. Cuando una familia bilingüe dio el paso para recibirlos en su propio hogar, sabíamos que nos estábamos moviendo con Dios. En los cinco años del P. Dan en la parroquia, fue singularmente la mayor activación individual que había visto. Y entonces dijimos que sí: sí al llamado de Dios, y sí a acompañar a nuestros vecinos migrantes en su trauma hacia la salud.

Ha sido mucho trabajo para apoyar la transición de esta familia, y todavía estamos en el principio del proceso (¡recen por nosotros!), pero hemos avanzados a donde estamos porque hicimos un esfuerzo consciente para trabajar juntos en un cambio de la cultura de la indiferencia hacia la cultura del encuentro, hacia la hospitalidad radical. Cuando nos esforzamos por hacernos vulnerables, Dios mora. Cuando nos esforzamos para hacernos dolorosamente conscientes, y nuestras fortalezas comienzan a derrumbarse, nos convertimos en algo mejor de lo que éramos antes de la conversión. Cuando escuchamos la angustia en los latidos de corazón de nuestros vecinos en nuestros propios pechos, y nos damos cuenta de que la sangre que derraman es nuestra propia sangre, el abuso que soportan es, en parte, nuestro: ya no podemos cerrar los ojos ante su sufrimiento. Cuando esto sucede, sabemos en nuestras profundidades que el Cuerpo de Cristo es real, y todo está conectado en Dios, brillando como el sol. Cuando esto sucede, sabemos que las lágrimas de un niño/a son las lágrimas de nuestros propios hijos/as, gritando ‘mamá, ven’, el llamado de Dios. Y hacemos nuestro mejor esfuerzo para responder, para rodearlos con el mismo amor que hacemos con los nuestros. Me alegro de que nuestra iglesia sea una de miles a través del país tratando de vivir este llamado al amor, esforzándose por vivir Comparte el Camino.

*Los nombres han sido cambiados por privacidad.