LA RED DE SOLIDARIDAD IGNACIANA | 30 de agosto de 2018 | EN INGLÉS

Este verano tres jesuitas en formación llegaron a El Paso en un momento inesperadamente crucial.

Desde el 17 hasta el 26 de julio Nazareth Shelter, uno de los muchos albergues temporeros de la Iglesia, completamente voluntarios, y coordinados por Casa Anunciación, una organización con 40 años de compromiso para servir personas que recién llegan a la frontera USA-México, se hizo cargo de una misión temporera: recibir a parientes e hijos reunidos, separados por la política “zero-tolerance” de la administración Trump.

Rafael García S.J., pastor asociado en el Sagrado Corazón, la parroquia jesuitas en El Paso, con Conan Rainwater, S.J, Matt Cortese S.J. y Matthew Baugh, S.J.

Conan Rainwater, S.J. (Provincia USA Medioeste), que sirvió como director temporero del albergue, coordinando turnos voluntarios y grupos de comida, más otra logística, fue acompañado por Matthew Baugh, S.J. (Provincia USA Central y Meridional) y Matt Cortese, S.J. (Provincia USA Noreste).

Se juntaron con una red extensa de voluntarios encargados de proveer comida refugio y atender necesidades materiales básicas, además de ayudar a las familias a reconectarse con familias en los EE.UU. Así coordinaron planes de viaje, proveyeron transportación y acompañamiento al aeropuerto o la estación de autobuses a familias que quedaron abandonadas inesperadamente por horas del día y de la noche.

Un padre reunificado y su hija de nueve años en Nazareth Shelter. Los dos fueron separados durante dos meses cuando ella cumplía años. Mientras estaba detenido, el padre pintó una tarjeta de cumpleaños para ella. La recibió ese día de la reunificación.

“En vez de llegar al albergue todos al mismo tiempo en uno o dos autobuses, como es el caso típico de parientes e hijos menores que son procesados y soltados con tobillera electrónica en sus parientes, las familias llegaron en números pequeños en camionetas durante todo el día y la noche”, compartió Rafael García, S.J., quien sirve a personas migrantes y refugiadas y es pastor asociado en el Sagrado Corazón, la parroquia jesuita en El Paso, que es miembro de la Campaña de Hospitalidad.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *